Trucos con el yoyó

Trucos con el yoyó

Aprender a hacer trucos y figuras con el yoyó o la peonza tiene algo de adictivo. Se despierta en nosotros el afán de superación y hasta que no controlamos aquel pase que se nos resiste no desistimos en nuestro empeño. La satisfacción que proporciona un nuevo truco completado con el yoyó es inmensa, ya forma parte de nuestro repertorio y es la antesala para intentar algo un poco más complicado.

El camino para llegar al éxito es sencillo: con paciencia y mucha práctica. Aunque alguna figura pueda parecer complicada a primera vista, siempre acaba lográndose. Aquí tienes unos cuantos trucos imprescindibles para convertirte en un crack con el yoyó.

Un pase sencillo, deja caer el yoyó y recógelo con un gesto enérgico. El giro de muñeca es la clave.

 

Para dominar el dormilón, el gesto con el dedo que sujeta la cuerda resulta básico.

 

Si lo que quieres es sacar a pasear al perrito, antes hay que perfeccionar el dormilón. Una vez tengas el yoyó abajo, acércalo al suelo para que su propio giro lo impulse hacia adelante.

 

¿Y qué tal el lanzamiento hacia el frente? Observa el gesto de la mano para recoger el yoyó en el momento del retorno.


Cuando estos cuatro trucos no tengan misterios para ti, aquí encontrarás unos cuantos más. ¡A practicar!

Etiquetas:

Deja una respuesta