Juegos para tus días de piscina

Juegos para tus días de piscina

El verano ya está aquí en todo su esplendor y con él llegan no solo el bañador y las chancletas, sino que también trae consigo ¡las vacaciones!

Si tu idea de diversión veraniega incluye una piscina, a continuación te proponemos algunos juegos con los que no solo combatiréis el calor sino también el aburrimiento de los largos días estivales.

La botella invisible – Llena una botella de agua de dos litros con agua de la piscina. Si tiene el tapón blanco o del mismo color que el fondo de la piscina, mejor que mejor. Alinea a los jugadores de espalda al borde de la misma y tira la botella. No pueden girarse hasta que oigan el sonido de la botella al chocar contra el agua. Su misión es recuperarla, algo mucho más difícil de lo que parece ya que se camuflará con el fondo de la piscina.

En busca del tesoro – Arroja unas cuantas monedas al fondo de la piscina y deja que se zambullan a recogerlas. Se puede establecer un premio al que recoja más monedas: se puede quedar con una, por ejemplo. Pero ¡ve con cuidado! Existe el riesgo de que te tengan lanzando monedas toda la tarde.

Ping-pong – Esta vez no se trata de recoger nada del fondo sino de la superficie. Te recomendamos que utilices pelotas de ping-pong ya que flotan y son bastante complicadas de detectar cuando están en el agua. Para hacerlo más interesante, puedes escribir las iniciales de los jugadores en cada una con rotulador indeleble; cada niño o niña debe recuperar su pelota. También puedes escribir un número que se corresponderá con el valor numérico de esa pelota e ir sumando puntos para que haya un ganador.

La sandía resbaladiza – Cubre una sandía con vaselina y lánzala a la piscina. El primero que sea capaz de sacarla del agua, gana. Te aseguramos que se lo van a pasar muy bien intentando conseguirlo ya que es muy difícil que la sandía no se les escape de las manos. Además, cuando termine el juego ¡tenéis merienda!

Guerra de fideos – Los jugadores utilizan los fideos de piscina a modo de caballo sobre el que cabalgan. Se trata de que ‘luchen’ entre ellos e intenten tirarse al agua los unos a los otros.

Polos congelados – Es la versión acuática del juego de pillar. Cuando se pilla a alguien, este debe permanecer inmóvil y con los brazos en alto, como si fuera un polo helado. El truco es que cuando un jugador está buceando no se le puede pillar y además puede descongelar a los ‘polos’ cuando los toca al pasar junto a ellos.

Y para acabar, un clásico: la carrera submarina. A ver quién es el que puede recorrer más metros buceando o resistir más tiempo debajo del agua.

¿A qué esperas? Venga, ¡a por el bañador!

juegos piscina

Deja una respuesta