Juegos de récord

Jugar es sin duda alguna una de las mejores actividades que podemos desarrollar, no solo durante la infancia, sino a cualquier edad. Tanto es así que algunas personas se lo han tomado tan en serio que hasta han conseguido auténticos récords. Mira:

 

Ajedrez

Marc Lang, un alemán de 42 años, estableció el récord mundial de partidas simultáneas de ajedrez a ciegas. Durante las 21 horas que duró el evento, jugó contra 46 rivales diferentes sin ver ni un solo tablero, lo que quiere decir que tuvo que recordar la posición de 1.472 piezas colocadas en 2.944 escaques o casillas.

Pero el ajedrez ha proporcionado otras proezas, como la que lograron Matthew Carr y Fraser Greenroyd, que estuvieron jugando durante 44 horas y 2 minutos. Este acto recaudó donaciones para una escuela guardería que ofrece cuidados y educación para niños con necesidades especiales.

Y siguiendo con el ajedrez, no deja de sorprender la tempranísima edad a la que alcanzaron la categoría de gran maestro el ucraniano Sergey Karjakin, que obtuvo el título en 2002 cuando tenía 12 años y 7 meses, y la china Hou Jifan, que la obtuvo cuando tenía 14 años y 6 meses.

marc-lang

 

Videojuegos

En 2014 la californiana Carrie Swidecki estuvo jugando a un videojuego de baile llamado Just Dance durante 49 horas, 3 minutos y 22 segundos. Aunque no está registrado como tal, estamos seguros de que muy probablemente sea el récord mundial de horas bailando frente a un televisor.

Mucho menos movido pero igualmente exigente fue la hazaña del australiano Okan Kaya, que aparece en el Guinness por jugar a una de las versiones del videojuego Call of Duty durante casi 136 horas seguidas ¡Son más de cinco días y medio! Durante todo ese tiempo podía tomarse diez minutos a la hora para ir al baño, beber o alimentarse, pero ni una sola cabezadita.

 

Puzzles

El 28 de septiembre de 2008 se juntaron en Alemania nada más y nada menos que unas 15.000 personas para montar el puzzle no comercial más grande del mundo. Cuando acabaron, el rompecabezas presentaba unas dimensiones de 20 x 30 metros y contenía 1.141.800 piezas perfectamente ensambladas.

Sin llegar a tanto, pero notable en cualquier caso, fue la proeza de reunir a unos 1.600 estudiantes de la universidad de economía de Ho Chi Minh, en Vietnam, para hacer un puzzle que tenía 551.232 piezas y medía 14’85 metros por un lado y 23’20 por el otro. Fue el 24 de septiembre de 2011 y el puzzle acabado representaba una flor de loto de seis pétalos.

 

Tetris

El mítico Tetris ha sido el videojuego más vendido en la historia, con más de 100 millones de unidades. En 2009 Harry Hong, de la ciudad de Los Ángeles, logró ser el primero en alcanzar la puntuación de 999.999 puntos.

 

Cubo de Rubik

El cubo de Rubik lo inventó un profesor húngaro llamado Erno Rubik, en 1974. En 1980 ganó el premio alemán al mejor juego del año, y en enero del año 2009 se habían vendido unos 350 millones de cubos en todo el mundo. Actualmente está considerado el juguete más vendido de la historia.

Pero si se trata de ser el más veloz del planeta con un cubo de Rubik en las manos, lo que hace este chico es alucinante:

 

Ping pong

El ping pong es un invento británico del siglo XIX, pero a pesar de su origen, es el juego o deporte rey en China. Seguro que debido precisamente a la enorme población del país asiático, ostenta la condición de ser el deporte que más federados tiene en el mundo, muy por encima de otros tan extendidos como el fútbol. Para hacernos una idea de la magnitud, basta decir que se calcula que más de 40 millones de personas se enfrentan en partidas de tenis de mesa a nivel profesional. Algunos estudios consideran que es el juego de competición más difícil del planeta.

 

Cometas

¿Alguna vez has jugado con una cometa y la has visto volar allá arriba? Bueno, pues imagina que empiezas a soltar hilo y más hilo, y luego sigues soltando y soltando hasta perderla completamente de vista. Esto es precisamente lo que hicieron en Sidney después de años intentando batir el récord del vuelo más alto con una cometa: dejaron de verla a los 3.000 metros y con un equipo dotado de GPS consiguieron constatar que habían rozado los 4.900 metros. El récord anterior estaba en los 4.452 metros.

En Shandong, China, se consiguió hacer volar una cometa de poco más de 882 metros cuadrados y estuvo en el aire casi 40 minutos. El acontecimiento quedó registrado en el libro Guinness.

En 2010 hubo un total de 7.202 niños volando sus cometas en los cielos de la playa Beit Lahiya, en la Franja de Gaza. Al parecer, el juez del libro Guinness tuvo dificultades para llegar a la zona y no se pudo registrar.

 

¡Pero, sin duda, el récord que todos batimos jugando es el de la diversión!

Etiquetas:

Deja una respuesta