¿Diógenes con los juguetes? No, gracias.

¿Diógenes con los juguetes? No, gracias.

Un propósito de año nuevo tan presente en el listado de muchos pero no por ello menos utópico es el de poner orden en casa. Si eres de los que tienes el irremediable tic de apilar y conservar cualquier cosa por inservible que sea, seguro que te identificas con esto. Aunque son muchos los consejos que tienen como objetivo ayudar a este fin, este propósito año tras año tiene todas las papeletas de estar condenado al fracaso.

Y qué decir si no son solo las cosas de uno mismo las que se tienen que mantener bajo control; sino que entran en juego, y nunca mejor dicho, los juguetes de los más pequeños. Hagamos un cálculo rápido: una media de dos niños por casa, los cuales reciben unos cinco regalos en Papá Noel y cinco regalos en Reyes, dan como resultado que los padres se encuentren con una pila de 20 juguetes nuevos cada año. Teniendo en cuenta que las dimensiones de estos juguetes no suelen ser precisamente pequeñas, se torna imprescindible encontrar soluciones que permitan entrar en casa sin necesidad de avisar a los SWATS.

juguetes-lata

 

  • Reciclar juguetes de años anteriores. Con un poco de imaginación y sumándote a la tendencia del Do It Yourself, puedes darles una nueva utilidad a los juguetes que lleven un tiempo cogiendo polvo en un rincón. Percheros, lámparas, sillas, maceteros… ¿Te animas?

 

dinosaurios

colgador

peluches

 

Pero hay que tener en cuenta que no todos los juguetes rotos se pueden reciclar. Entonces… ¿Qué hacer con ellos? Para saber dónde depositarlos habrá que saber si son de tipo electrónico o contienen pilas o chips; en estos casos no se pueden depositar en los contenedores de basura normal. Estos residuos electrónicos deben dejarse en lugares destinados a este tipo de desechos (puntos limpios).

 

  • Si tu casa lo permite porque tienes una habitación destinada a guardar trastos, léase un trastero, siempre puedes utilizar la estrategia de mandar al banquillo durante un tiempo a juguetes que no estén estropeados pero que han sido eclipsados por otras nuevas adquisiciones. A menudo está bien quitarlos del campo visual de los más pequeños y sacarlos tiempo después, para ver si el interés vuelve a aparecer.

 

  • Otra posible solución para dar un buen uso a juguetes que ya no se usan es realizar una donación. Son muchos los organismos que se encargan de alargar la vida de los juguetes haciendo que otros niños puedan seguir jugando con ellos. Antes de llevar a cabo la donación, es importante tener en cuenta varios consejos como dar aquellos que estén en buen estado, o donar aquellos que no sean electrónicos y que por lo tanto no necesiten pilas.

 

Aquí un listado de varias organizaciones a las que donar juguetes:

Los comentarios están cerrados