10 pautas para hacer que tus hijos compartan, cómo fomentar la generosidad

10 pautas para hacer que tus hijos compartan, cómo fomentar la generosidad

Uno de los conflictos que puede darse en casa entre hermanos es el de no compartir los juguetes, lapiceros, o cualquier otra cosa. Sin duda, estas discusiones son molestas tanto para ellos, que se enfadan y generan un ambiente incómodo, como para los adultos que no solo han de lidiar con el enfado de los pequeños sino que, además, tienen la responsabilidad de resolver la situación.

 

Sin embargo, siguiendo algunas pautas sencillas podemos hacer que nuestros hijos aprendan a compartir sus cosas con sus hermanos y amigos:

 

  1. Fomenta el juego el grupo. Si se acostumbran a jugar junto con otros niños es mucho más fácil que quieran compartir.

 

  1. Hazle ver que es divertido y que compartiendo se lo pasa mucho mejor, porque no se trata solo de disfrutar de los objetos en común, sino que es también una experiencia enriquecedora.

 

  1. No le regañes, castigues o le taches de egoísta, sobre todo delante de los demás, porque encima verá que siempre sale perdiendo, lo cual le generará hostilidad hacia ti. Usa refuerzos positivos, anímale y felicítale cuando ofrezca sus cosas, así desarrollará la generosidad como una cualidad real.

 

  1. Dialoga, comprende por qué no quiere compartir algo, escúchale, a lo mejor tiene una buena razón para no querer prestar ciertas cosas. Es normal, a nosotros como adultos también nos ocurre.

 

  1. Deja que explique sus motivos, respeta sus cosas y sus decisiones, no le obligues.

 

  1. Pregúntale qué cosas quiere compartir y qué cosas no. Dentro de ese diálogo tienes que comprender si existen razones de peso por las que no quiera prestar algo. Por ejemplo, “es mi juguete preferido y tengo miedo de que se estropee o se rompa” es una buena razón y como adultos debemos comprenderla y respetarla. No es para nada una actitud de falta de generosidad o de egoísmo, ayúdale a guardar las cosas que él quiere preservar. Por un lado este tipo de actitudes darán confianza al pequeño a expresar su individualidad, a razonar y a tomar sus propias decisiones.

 

  1. El concepto del tiempo en los niños es distinto del de los adultos, ayúdale a comprender cómo establecer los tiempos de juego, por ejemplo “Llevas mucho rato jugando con eso, quizá puedas dejar que tu hermano juegue un poco con ello, ¿no te parece?”

 

  1. Sobre todo, tu ejemplo es fundamental. Si quieres que compartan y sean generosos tú deberás serlo con ellos, por eso actitudes como: “eso no se toca, porque es mío” no van a contribuir en nada a que luego ellos estén dispuestos a compartir sus cosas, es lógico.

 

  1. Motívale. Es algo es importante en cualquier aspecto, también en este caso.

 

  1. Mantén unas expectativas acordes con la edad del niño. No esperes que aprenda a la primera, ten paciencia.

 

ilustracion compartir

Etiquetas:

Deja una respuesta