La importancia de la pintura en los niños: El desarrollo de habilidades mediante el dibujo

La importancia de la pintura en los niños: El desarrollo de habilidades mediante el dibujo

La pintura en los niños favorece el proceso artístico que a la vez ayuda a fomentar y desarrollar la creatividad y la sensibilidad. La creatividad es una capacidad fundamental que el niño utilizará tanto en su infancia como en la edad adulta para multitud de cosas a lo largo de toda su vida.

Por tanto, es muy importante ejercitar, desde edades muy tempranas, todas aquellas actividades que favorezcan el desarrollo de la creatividad. Todos nacemos con ganas de plasmar nuestro arte; los niños agarran lapiceros o ceras para pintar sobre un papel desde que son muy pequeñitos y a todos nos encanta. Por eso es importante que les permitamos que fluyan, que pinten, coloreen, creen, mezclen colores, aprendan a reproducir objetos, animales y personas o simplemente plasmen dibujando todo aquello que sienten.

 

Pintando, los más pequeños aprenden varias cosas fundamentales:

  • A diferenciar y conocer los colores.
  • A conocer texturas.
  • A divertirse expresando su creatividad.
  • A tener un hobby.

 

pinturas

Es importante que les prestemos atención, les animemos a dibujar y también contribuyamos a su proceso creativo, permitiéndoles que se ensucien (estos son los daños colaterales de esta actividad). No es tan grave, se limpia y ya está, y para ellos es extremadamente beneficioso.

Es una buena manera de conocer qué les preocupa o inquieta a nuestros hijos, ya que los niños suelen expresar sus inquietudes mediante el dibujo. A veces, empiezan a plasmar sus emociones dibujándolas en un lienzo o papel antes de verbalizarlas a través del lenguaje. Por ello, es una forma sencilla y práctica de comprenderles y así poder ayudarles a sentirse mejor.

 

Algunas pistas que nos proporcionan los dibujos sobre el estado de ánimo de los niños son:

  • Cuando pintan con mucha intensidad y fuerza, tanto que en ocasiones llegan incluso a romper o rasgar el papel sobre el que dibujan, es que están desahogándose mediante el dibujo.
  • Por el contrario, si las líneas que utilizan en sus pinturas son difusas y débiles, puede que estén experimentando sensación de inseguridad o baja autoestima.
  • Cuando dibujan con seguridad y firmeza, realizando trazos amplios, seguramente es reflejo de que se siente relajados, con confianza en sí mismos y en su entorno.

 

Por todo lo anterior, es importante que no limitemos en exceso su espacio para pintar, es decir, que no les demos hojas de cuaderno pequeñas, sino que les ofrezcamos la posibilidad de dibujar en lienzos o en amplios blocks o pizarras para que puedan mover bien los brazos, hacer formas grandes y no coartar su creatividad por culpa del espacio.

Mi Pizarra de Artista Magnética

Con la pintura estimulan todos los sentidos. La vista gracias los colores, por supuesto el tacto al coger las pinturas o incluso al pintar con las manos o con los pies, que también es un ejercicio fabuloso para fomentar la psicomotricidad. También el olfato si utilizan materiales reciclados con olores a diferentes frutas o plantas. Pueden ejercitar el oído si por ejemplo se les anima a dibujar animales o instrumentos musicales mientras se reproduce su sonido para que lo asocien con el dibujo en cuestión.

Emocionalmente, dibujar suele producirles una gran satisfacción, sobre todo al darse cuenta de las creaciones artísticas tan singulares y bonitas que son capaces de hacer. Es importante que les felicitemos por sus obras, pues reforzamos de esta forma su autoestima.

Ayúdale y participa si así te lo pide, pero no le dirijas ni le limites, deja que use los colores que le apetece aunque no coloree las cosas conforme son en la realidad, que haga las formas que quiere con total libertad, para que así pueda dar alas a su imaginación y creatividad.

 

Resumiendo, los 10 efectos positivos más importantes de la pintura en los niños son:

  1. Desarrolla e impulsa la creatividad e imaginación.
  2. Contribuye al aumento de su autoestima.
  3. Ayuda a organizar sus ideas y su percepción del entorno.
  4. Les tranquiliza y les calma.
  5. Aprenden a representar la realidad que les rodea.
  6. Favorece la capacidad de concentración y resolución de problemas.
  7. Utilizan la pintura como canal de expresión y comunicación de sus sentimientos.
  8. Aprenden a apreciar el arte y a valorar el trabajo de otras personas.
  9. Se divierten y disfrutan.
  10. Mejora su motricidad.

 

El gran artista Pablo Ruiz Picasso dijo: “En aprender a pintar como los pintores del renacimiento tardé unos años; pintar como los niños me llevó toda la vida.” Una gran frase para reflexionar sobre este tema y dejar que nuestros hijos creen sin barreras, pinten lo que sienten, dibujen los objetos como los reproduce su mente infantil, y coloreen sentimientos como les sale del alma. ¡Anima a tus hijos a pintar, será un gran acierto!

Etiquetas:

Deja una respuesta

Antispam * Time limit is exhausted. Please reload the CAPTCHA.