¿Jugamos a los médicos?

¿Jugamos a los médicos?

Por lo general, a los niños y niñas les suele gustar jugar a los médicos. Eso de imitar el gesto de la auscultación o ver bien la garganta abriendo mucho la boca y colocando una pequeña linterna, les llama la atención y les resulta divertido. Se trata de uno de los juegos de imitación o juego simbólico más popular entre los pequeños.

En este post sobre los juegos simbólicos te contamos que los niños imitan comportamientos de los adultos, algo que les ayuda a familiarizarse con su entorno más cercano y favorece la comprensión sobre cómo funciona el mundo de los adultos. Además, estos juegos tienen muchos beneficios a nivel emocional y cognitivo, que te detallamos punto por punto en un post anterior (pincha aquí para leerlo).

Por eso, es importante que los adultos actuemos con naturalidad cuando veamos a nuestros hijos, sobrinos o a los niños de nuestra familia realizar este tipo de juegos. Nuestra colaboración siempre será bienvenida para ellos.

 

Tienen especial curiosidad por jugar a los médicos por dos cuestiones principalmente:

  1. Porque aprenden a explorar y comprender su cuerpo.
  2. Porque les ayuda a no tener miedo al médico. Acudir a la consulta del pediatra no siempre es un trago fácil para los pequeños; las vacunas y algunas exploraciones no son muy cómodas, sin embargo, comprenden que el médico les cura, así que por otro lado les admiran.

 

Algunos beneficios de jugar a los médicos:

  • Al aprender el funcionamiento de su cuerpo, también pueden expresar a través de los juegos de médicos, preocupaciones o incluso dolencias. Pueden señalar lugares de su anatomía sobre los que sienten especial curiosidad, o quizá si les duele la tripa o se han hecho una herida jugando.

 

  • Jugando con ellos y enseñándoles las diferentes partes del cuerpo, o haciendo como que te miran los oídos o garganta, podemos ayudarles a expresarse y a facilitar la elaboración del lenguaje cuando quieran comunicarse acerca de lo que les ocurre.

 

  • Les enseña el significado de sanar, de proporcionar cariño y atenciones a las personas a las que quieren. Del mismo modo, aprenden el significado de enfermar y es un buen momento para explicarles que deben cuidar su cuerpo si quieren sentirse bien.

 

  • Asimilan que las personas tienen diferencias físicas, que no todos los cuerpos son iguales, y comprenden que esto es normal. Podemos ayudarles a entender que esto es algo positivo, a que acepten las diferencias, a que respeten si alguien tiene alguna anomalía o problema físico.

 

  • Aprenden sobre la sexualidad. Es importante sobre todo actuar con naturalidad en este aspecto, es normal que se exploren o que exploren a otros niños, solo están descubriendo el mundo.

 

  • Podemos servirnos de los juegos de médicos para explicarles algún problema de salud de alguien de la familia o para ayudarles a entender si están pasando algún proceso médico.

 

Además, es genial si pueden usar las mismas herramientas que el médico de verdad. Sin duda, para ello un maletín médico que contiene piezas como termómetro, tijeras, gafas, aparato para mirar los oídos o un estetoscopio, será un gran aliado.

10 piezas

Etiquetas:

Deja una respuesta