Jardinería para niños: ideas y beneficios

Jardinería para niños: ideas y beneficios

Según un estudio realizado por la organización RGS (Royal Horticultural Society), que los niños trabajen y se involucren en un huerto mejora su inteligencia (en muchos colegios cuidar de un huerto es una actividad habitual); ayuda al desarrollo del lenguaje, mejora las habilidades, adquieren un mayor sentido de la responsabilidad, estimula la inteligencia y favorece la relación entre compañeros.

No es necesario que tengamos un gran jardín para disponer de un pequeño huerto o realizar labores de jardinería en general. Bastarán unas macetas, unas semillas y algunas herramientas aptas para el cuidado de las plantas y para las manitas de los pequeños.

 

Algunas ideas y consejos:

 

  • Si dispones de un amplio espacio puedes dividirlo en 2 partes: una para hacer un huerto y otra para hacer que crezca un bonito jardín. De esta forma los niños y niñas podrán cultivar alimentos frescos y podrás explicarles los nutrientes y beneficios que tienen para nuestro organismo. Es una buena forma de introducirles en la alimentación ecológica y saludable. En la parte de jardín, aprenderán a cuidar y podar las plantas, a deleitarse con sus flores ya defenderlas de posibles plagas.

 

  • Si solo dispones de un pequeño espacio, como una terraza, ahora existen multitud de opciones como mesas acondicionadas a modo de huertos urbanos.

    Jardinería para niños: ideas y beneficios

    Otras ideas originales que se pueden hacer en casa son los jardines verticales con palés o usar cajas de madera a modo de huerto.

    Jardinería para niños: ideas y beneficios

 

  • Si vives en un piso en la ciudad y ni siquiera tienes terraza, ¡no te preocupes! Puedes coger varios frascos de cristal y plantar unas hierbas aromáticas, ¡eso también es un mini-huerto! Además siempre puedes cuidar de las plantas de interior.

    Jardinería para niños: ideas y beneficios

 

 

Vamos a destacar 12 beneficios que la jardinería tiene en los niños:

 

  • Aprenden a amar la naturaleza, a conocer  sus ciclos y a aprender técnicas de cultivo.

 

  • Favorece el trabajo en equipo.

 

  • Adquieren hábitos saludables al conocer las propiedades nutricionales de los vegetales.

 

  • Desarrollan la paciencia y comprenden que las cosas necesitan su proceso.

 

  • Estar en contacto con la tierra, moverla, tocarla, realizar agujeros fortalece los músculos de las manos.

 

  • Coger las plantas y sobre todo las semillas favorece la actividad motora-fina.

 

  • Cuando trabajan en jardinería, están haciendo un ejercicio físico, sobre todo si tienen que transportar tierra con la carretilla, cavar hoyos o llevar sacos de un sitio a otro.

 

  • Desarrollan los sentidos: el tacto (tocando la tierra y las texturas de las hojas), olfato (oliendo las plantas aromáticas o las flores), el gusto (si cultivan frutos comestibles) y la vista (deleitándose ante la maravillosa belleza de las plantas).

 

  • Se vuelven más responsables, ya que saben que han de cuidar de las plantas si quieren que estas crezcan sanas y fuertes y den sus frutos o nazcan sus flores.

 

  • Ver que sus plantas prosperan y crecen reforzará su autoestima.

 

  • Mayor aplicación de la mente lógica. Tendrán que discurrir sobre cómo solucionar problemas, cómo optimizar el espacio de cultivo, cuánta agua necesita cada especie, etc.

 

  • Amplía su curiosidad, su afán explorador.

 

Os dejamos un artículo muy interesante sobre juegos para sensibilizar a los niños sobre la importancia de la naturaleza.

 

Gardena Set Guantes

Deja una respuesta